Martiño, el león del escudo de Ourense, ha abandonado su lugar habitual para dar un paseo y saludar a todos sus amigos escondidos por las calles de la ciudad: otros leones pero también ciervos, águilas, serpientes… ¡e incluso ninfas de las aguas termales!

Desde Turismo de Ourense os proponemos acompañar a Martiño en esta aventura y explorar juntos Ourense desde vuestra casa. En los próximos días publicaremos diferentes pruebas que deberéis resolver con vuestro ingenio: ¡abrid bien los ojos!

Con cada pregunta y su solución, Martiño os contará detalles e historias para que aprendáis un poco más sobre Ourense; tanto si sois de aquí como si habéis estado de visita o está en vuestros planes para las próximas vacaciones.

Os invitamos a descubrir Ourense acompañando a Martiño en esta aventura en busca de sus amigos escondidos.

Versión texto
fsgs

+ LEONES EN LA PLAZA MAYOR

Si habéis visto el vídeo, ya habréis encontrado un león «mascarón» en la Casa del Ayuntamiento de Ourense, pero no es el único en este lugar.Daos un paseo por la Plaza Mayor y encontrad otros tres leones más en alguno de sus edificios. Recordad que están en la Plaza, ¡no tendréis que moveros mucho! Si hacéis clic en el cuadrado en la esquina del visor podréis explorar más fácilmente en pantalla completa.

¿Los habéis encontrado?

Hay 3 leones mascarón en la fachada del centro de exposiciones AFundación.

El edificio se llama también «Casa de Fermín García», el comerciante que mandó construirla hace unos cien años, y llama la atención por sus adornos y colores, ¡nos encantan sus ventanas! Fue diseñado por el arquitecto Daniel Vázquez-Gulías, quien tiene muchos otros edificios en Ourense, construidos en un estilo que se llama «modernista».

+ UN LEÓN MUY ANTIGUO

Esta calle se llama «Cruz Roja» y está al comienzo del Paseo, uno de los lugares más importantes de Ourense, lleno de tiendas.Este rincón esconde un montón de historias de la ciudad, ¡por eso está aquí la Oficina de Turismo!Daos una vuelta virtual para encontrar un león muy especial… ¿Qué hay a vuestra derecha?

¿Lo habéis encontrado?

Un león con espada ¡y bastante grande!

Es muy parecido al león que aparece en el escudo de Ourense pero si os fijáis, aquí no salen ni la torre ni el puente. El motivo es que este es un escudo muy antiguo, de la Edad Media: puente y torres no se añadieron hasta muchos años después, en el siglo XIX.

¿Y por qué hay un león en el escudo? Hace muchos años (¡muchos!) el jefe de Ourense era el obispo pero, con el tiempo, los vecinos y vecinas prefirieron que su jefe fuera, directamente, el rey. Por aquel entonces este era el rey de León, así que por eso estoy en el escudo: por eso llevo corona, ¿la habéis visto?.

De hecho, este callejón se llama «Fuente del Rey» y, efectivamente, debajo del escudo hay un caño, aunque hace años que ya no echa agua…

Y por cierto… ¿habría leones en León? Esa es otra historia

+ UNA SERPIENTE O, QUIZÁS, DOS

Continuamos en la misma calle y damos un pasito hacia delante hasta llegar a la entrada del Centro Cultural Marcos Valcárcel .El edificio es también modernista (fijaos en los adornos) y merece una visita en el futuro: dentro hay cuadros, esculturas… ¡y una colección de trenes en miniatura impresionante!.Por ahora nos quedaremos en la puerta para buscar serpientes. ¿Os gustan las serpientes? Mirad hacia arriba.

¿Las habéis encontrado?

Aquí están. Dos serpientes enroscadas alrededor de un palo o bastón y, encima, un casco con alas.

El bastón es, en realidad, una rama de olivo llamada caduceo y que normalmente se representa como la veis, acompañada de serpientes y casco alado, como el de Astérix .

El caduceo es el símbolo de Hermes, el dios griego del comercio (Mercurio para los romanos) y por eso es habitual que los comerciantes lo utilizasen para adornar sus casas y negocios. Lo encontramos en este edificio porque, antes de centro cultural, fue un almacén y comercio de telas.

El caduceo lo vemos en la parte superior de la ventana: esa zona se llama dintel. Si os fijáis en el resto de la fachada veréis que todas las ventanas superiores tienen dinteles llenos de adornos, ¿bonitos, verdad?

+ CABALLERO CON CABALLO

Algunas calles en el centro histórico de Ourense son tan pequeñas y estrechas (algo típico en ciudades medievales como la nuestra) que paseamos por ellas sin apenas darnos cuenta. En esta ocasión bordeamos la Catedral por la callejuela de San Martiño.¿Sabés quien era San Martiño? Es el patrón de Ourense y, como león del escudo, me llamo así en su honor. San Martiño era un caballero que, cómo no, montaba a caballo, ¿dónde se habrán metido? La Catedral tiene una torre a medio construir que también se llama de San Martiño.

¿Los habéis encontrado?

Se esconden en lo alto de la torre a vuestra izquierda: San Martiño con espada a lomos de un bonito caballo. A su lado, otra figura, parece un señor.

Según cuenta la leyenda, un día de invierno hace muuuuucho años (allá por el siglo IV) San Martiño, que era un soldado romano, paseaba con su caballo cuando se encontró a un pobre. Como hacía frío, Martiño cogió su espada, partió su capa y le dio la mitad al pobre para que se abrigase. Un gesto solidario que lo hizo santo y patrón de una ciudad también solidaria. Del caballo no sabemos el nombre, ¿se lo queréis poner vosotros?

A San Martiño lo recordamos cada 11 de noviembre – fiesta en Ourense – cuando celebramos también el Magosto asando castañas con hogueras en Montealegre. ¿Os gustan las castañas? En Ourense crecen las más ricas.

+ MUUUUUUU…

Ayuda a Martiño a encontrar a la vaquita, ¡se ha escondido en un puzzle!

¿La habéis encontrado? ¿Sabéis en qué lugar de Ourense está?

La vaca se esconde en un mural del escultor Antonio Faílde, en la fuente de los jardines que están junto al pabellón polideportivo de Os Remedios. Antonio Faílde fue un escultor importante y se pueden ver obras suyas en varios edificios de Ourense, ¿conoces alguna?

El mural representa una escena tradicional del campo en Galicia: vemos gente con algo que parecen espigas de trigo, otros cargando con cestos, posiblemente llenos de uvas, una rueda de afilar, y por supuesto, la vaquita. ¿Cómo la queréis llamar? ¿Marela, Morena, Rubia? ¿Habéis visto el ternerito que está a su lado? ¡Qué cuco!


+ PECES FUERA DEL AGUA

Volvemos a las calles que rodean la Catedral de San Martiño; esta vez cerca de la puerta de entrada, la fachada que da al sur. Este lugar se llama Plaza de las Damas, y hace muchos años fue el jardín de naranjos de la Catedral, ¿os imagináis? Habría que tirar algún muro, cambiar la piedra del suelo por tierra… ¡cuanto ha cambiado Ourense de un siglo a otro!De todas formas, no busquéis naranjas porque ya no queda ninguna aquí. Lo que sí hay son unos peces escondidos en algún lugar, ¿podréis encontrarlos? No intentéis asomaros a la fuente que está cerquita. Ya os hemos dicho que estos peces nadan fuera del agua…

¿Los habéis encontrado?

Ahí los tenéis, tres pececitos la mar de felices porque son los protagonistas absolutos de este escudo de piedra. Si os fijáis, a su lado vemos dos serpientes, o quizás sean dragones…

Hoy este edificio acoge oficinas (es la Confederación de Empresarios de Ourense) pero antiguamente era la casa de una familia noble, los Gaioso. Para que todo el mundo supiera que esta era su casa y que eran una familia antigua e importante, colocaban su escudo bien grande en la puerta. Hay una leyenda que explica por qué hay peces en su escudo (en concreto truchas).

Hace años, los mercados se celebraban en la calle: la Plaza del Hierro se llama así porque era el mercado de sartenes, potas y demás objetos metálicos; la del Trigo, porque allí se vendían los cereales… El mercado principal estaba en la Plaza Mayor y algunos documentos dicen que aquí, en la actual Plaza de las Damas, se vendía el pescado: curioso, ¿verdad?

Si dais una vuelta virtual por la zona, tenemos más preguntas para vosotros:

    • En la puerta de la Catedral hay dos relojes, ¿los veis?
    • En algún edificio también descansan unos amigos leones. A ver si podéis encontrarlos.

+ UN CABALLO EN SANTOMÉ

Siguiendo el paseo del río Lonia hemos subido hasta Santomé, un precioso bosque de encinas, pinos y alcornoques con restos arqueológicos de la época de los romanos. Las vistas de Ourense desde aquí son impresionantes.Entre piedras, árboles y arbustos de madroño se ha escondido un caballito muy pequeño, ¿podréis encontrarlo? El caballo no es de verdad, está pintado. ¿Veis algún lugar sobre el que se pueda dibujar?

¿Lo habéis encontrado?

Si habéis encontrado el panel, allí está el caballito, en una esquina y sí, muy pequeñito. Pero es un caballo importante, porque es el símbolo de este lugar, el conjunto arqueológico y natural de Santomé. ¿Por qué? Porque durante las excavaciones encontraron una pieza de metal con esta forma, posiblemente el adorno del cinturón de algún romano.

Si os fijáis en el panel, aparece un plano de cómo eran las casas aquí hace muchos siglos. Lo más interesante de Santomé es que aquí la población romana convivía con los pobladores castreños, los «autóctonos» de la zona. Eso se sabe por los objetos encontrados y la forma en que se organizaban las casas. Podéis ver las diferencias a través de los vídeos del Museo Arqueológico de Ourense, cómo era el poblado romano y cómo era el castro. En la página podéis ver también fotos de los objetos encontrados y otros vídeos.

Si queréis saber más sobre Santomé, además de la página web del Museo Arqueológico también podéis visitar la revista digital TVTELAE.

+ 3 MONOS QUE NO HABLAN, NO VEN Y NO ESCUCHAN

Seguro que conocéis bien los emoticonos de los tres monos: el que no ve, el que no escucha y el que no habla. Por extraño que parezca, estos personajes están con nosotros desde hace mucho tiempo. Ya lo veréis.


Nos hemos alejado de la ciudad para ir hasta Beiro, una de las muchas aldeas que hay en los alrededores de Ourense. Lo que veis es su iglesia, Santa Baia de Beiro. Además de muy antigua, es interesante por conservar gran parte de su estilo románico, que es como se decoraban los grandes edificios en la Edad Media.

Ourense es famosa por conservar mucho arte románico, e incluso hay una ruta que podéis disfrutar todos en familia. Pero vamos al lío.

En esta iglesia se ha escondido uno de esos tres monitos, en concreto el que no escucha. Es difícil encontrarlo, pero intentadlo.

¿Qué son esas cosas que sobresalen por debajo del tejado?

¿Lo habéis encontrado?

El mono está bien escondido y es difícil de encontrar, pero ahí está, con las manos tapándose los oídos.

Los animales eran muy importantes en la Edad Media, y a menudo se consideraba que representaban cualidades humanas: la inteligencia del zorro, la paciencia del elefante… Eran muy populares las enciclopedias de animales, tanto fantásticos como reales, que se llamaban bestiarios.

Los artistas medievales se inspiraban en los bestiarios para decorar cualquier cosa, y por eso en el románico es muy común encontrar figuras de animales que hoy nos llaman mucho la atención.

Si te fijas, al lado del mono hay otro animal, que podría ser un perro o un lobo.

La aldea de Beiro es un lugar bonito para pasear. Aquí encontraréis una placa de la ruta dedicada al escritor Carlos Casares, que conocía bien este sitio. Por Beiro pasean sus personajes del perro Rin y el lobo Crispín..

+LA GARZA GARCÍA

Salimos a pasear por el barrio del Couto para llegar hasta un espectacular edificio con «muralla». Con sus torres y almenas, ¿no os recuerda a un castillo?

En la actualidad es el colegio Santo Ángel, pero cuando se construyó era un asilo para huérfanas. Lo mandó hacer a comienzos del siglo XX nada menos que una marquesa: Ángela Santamarina, la marquesa de Atalaya Bermeja. Su familia emigró a Argentina y allí se hicieron ricos, llegando a fundar cerca de Buenos Aires (la capital) un pueblo con aguas termales llamado, como no, Orense.

En este bonito sitio está escondida una garza, uno de esos pájaros de patas muy largas que a veces podemos ver en las orillas del río Miño. A ver si podéis encontrarla.

¿La habéis encontrado?


No era muy difícil, a estas alturas ya sabéis que los diferentes escudos de Ourense esconden un montón de animalitos. 🙂
En esta ocasión encontramos a nuestra garza en la entrada del colegio. Este escudo, de nuevo, es como un cartel con los apellidos de la familia propietaria: la garza corresponde al apellido García, la T debajo a los Temes, y la torre de la que sale el brazo con una espada a los Santamarina.

¿Y vosotros, conocéis la historia de vuestros apellidos?

El edificio del Santo Ángel, que nos gusta un montón, fue diseñado por el famoso arquitecto Vázquez Gulías, del que ya hemos visitado algunos de sus edificios.

+EN BUSCA DE DRAGONES

Paseando por el Centro Histórico de Ourense llegamos hasta la plaza de Pena Vixía, que a lo mejor os suena porque por aquí anduvieron los protagonistas de la novela A Esmorga, de Eduardo Blanco Amor, una de las más importantes de la literatura gallega. Existe una ruta por los diferentes escenarios de la novela que podéis recorrer en familia.

Pena Vixía se llama así porque posiblemente aquí hubo una torre de vigilancia hace muchos años, construida para defender la ciudad. ¿Sabíais que antiguamente Ourense tenía muralla?

Por encima de Pena Vixía, la calle de Hernán Cortés, donde se esconde nada menos que un curioso dragón. A ver si lo encontráis.

¿La habéis encontrado?

En el número 47 está el dragón, encima de lo que parece un ángel (por las alas) tocando algún instrumento. No parece un dragón muy fiero, ya que en vez de estar echando fuego lo que hace es morderse su propia cola.

Cuando se representa así a un dragón se le llama «uróboro», una palabra muy rara que viene del griego y que significa eso, «morder la cola».

El uróboro es un símbolo muy antiguo que aparece en muchos manuscritos e incluso se encontró uno en la tumba de Tutankamón. Se utiliza para representar el ciclo eterno de la naturaleza: cómo el sol sale todos los días por el este y se pone por el oeste, cómo al verano le sigue el otoño y a este el invierno… Al uróboro también lo encontráis en la portada de la famosa novela de Michael Ende La historia interminable. ¡Es muy famoso!

Aquí el uróboro forma parte de la decoración de esta puerta, indicándonos que esta casa es muy antigua y que perteneció en su momento a alguien importante. Es la casa de la familia de los Cardóniga, unos nobles muy famosos en Ourense y protagonistas de alguna historia oscura, violenta y desagradable. Aquí no os la contaremos, pero si tenéis curiosidad podéis consultar con algún adulto la ruta por Ourense que el colectivo A Bela Auria ha elaborado con varias leyendas negras, incluida esta. ¡A los Cardóniga los llaman los «dráculas»!

Estad atentos a los perfiles de Ourense en Facebook y Twitter. ¡En los próximos días continuaremos publicando nuevas preguntas!