La provincia de Ourense atesora una de las mayores colecciones de arte románico de la Península. También es una de las señas de identidad de la capital, con un interesante patrimonio que comienza con sus dos grandes monumentos, la Catedral Basílica de San Martiño y el antiguo Palacio Episcopal, para después expandirse en pequeñas iglesias de su perímetro rural.

En esta ruta buscamos poner en valor este singular legado, siguiendo la huella románica no solo en las obras más monumentales (Catedral y Palacio), sino también en templos más humildes y otras manifestaciones artísticas. Algunas de estas piezas, a pesar de ser menos conocidas, también constituyen verdaderas joyas románicas: la iglesia de Santa Baia de Cudeiro, la talla del Cristo de los Desamparados o el conocido como Tesoro de San Rosendo.

Arte Románico: una aproximación histórica

Durante los siglos XI al XIII, la mejora de las condiciones económicas y el aumento de la influencia de la Iglesia favorecen que en Europa occidental se creen nuevos templos y se expandan las órdenes religiosas, dando lugar a nuevos monasterios y a las primeras grandes catedrales. En este contexto surge un gran estilo artístico con un lenguaje específico, que se extiende por toda Europa y que puede ser considerado como el primer estilo artístico europeo: el Románico.

A través del Camino de Santiago, el itinerario de peregrinación más importante de Europa, el Románico se adentra en Galicia y se instala como el estilo de referencia en todo su territorio.

En Ourense, con la designación de la ciudad como señorío episcopal en el siglo XII, el obispado promueve dos grandes construcciones: una nueva catedral y el palacio episcopal. Estas dos obras están especialmente influenciadas por el Románico compostelano, y a su vez servirán como inspiración para las nuevas iglesias de las parroquias en el rural ourensano.

1
Arte Románico en la Catedral de Ourense
2
Antiguo Palacio Episcopal
3
Iglesia de Santa María Madre
4
Antología de escultura
5
Iglesia de Santa Baia de Beiro
6
Iglesia de Santo André
7
Iglesia de San Mamede
8
Iglesia de Santa Cruz de Arrabaldo
9
Iglesia de Santa María de Reza
10
Arco de San Miguel de Bóveda
11
Iglesia de San Breixo
12
Iglesia de Santa Marta de Velle
13
Iglesia de San Pedro
14
Iglesia de Santiago

Antiguo Palacio Episcopal

Iglesia de Santa María Madre

Antología de escultura

Iglesia de Santa Baia de Beiro

Iglesia de Santo André

Iglesia de San Mamede

Iglesia de Santa Cruz de Arrabaldo

Iglesia de Santa María de Reza

Arco de San Miguel de Bóveda

Iglesia de San Breixo

Iglesia de Santa Marta de Velle

Iglesia de San Pedro

Iglesia de Santiago

Cerrar

La Basílica de San Martiño es quizás una de las catedrales románicas más interesantes de la Península pero también una de las menos conocidas.

Cerrar

Uno de los pocos edificios civiles románicos que se conservan, representa el poder del obispo en Ourense,  desde 1122 señorío episcopal. El cuerpo central del patio interior se organiza en dos niveles: el piso bajo con una arquería de arcos de medio punto y el superior con ventanas. Parte del muro norte y el edificio que hoy acoge el Archivo Provincial (el antiguo refectorio) son también románicos.

Cerrar

Existe poca información de cómo sería la desaparecida iglesia original, parte del complejo del palacio episcopal. Se discute si fue solar de la catedral o templo catedralicio temporal. Una inscripción en su lado norte fecha su consagración en el año 1084 (1122 de la Era Hispánica). La nueva iglesia (1722) conserva en su fachada unas columnas de mármol que probablemente provengan de un edificio tardorromano o de la primitiva (prerrománica) iglesia altomedieval.

Cerrar
escolma de escultura

El antiguo palacio es desde 1951 sede del Museo Arqueológico Provincial, actualmente cerrado. Parte de sus fondos se exhiben en una sala dispuesta en la antigua capilla del convento de San Francisco, hoy complejo cultural. La muestra recoge una interesante selección de piezas escultóricas del Románico.

Cerrar

Referente del románico rural en Galicia, esta iglesia parroquial conserva buena parte de su aspecto original de comienzos del siglo XIII. La portada principal tiene dos arquivoltas de medio punto con decoración vegetal de influencia mateana, lo mismo que los capiteles. El ábside está dividido en cinco partes, una de ellas parcialmente tapada por la sacristía, y se remata con un Agnus Dei.

Cerrar

Esta iglesia es otro ejemplo  “clásico” del románico gallego de principios del siglo XIII. La puerta de su fachada principal es de arco de medio punto decorada con ajedrezados. Destacan los capiteles con decoración vegetales y canecillos.

Cerrar

La iglesia de Palmés (s. XIII) nació vinculada al hoy desaparecido monasterio de Santa Comba de Naves. Su remodelación en el XIX hizo desaparecer buena parte de su traza románica pero se conservan vestigios en las fachadas sur y norte: canecillos de factura geométrica, vegetal o figurado y trozos de ajedrezado en la cornisa.

Cerrar

Una pequeña iglesia del siglo XIII, en su momento dependiente del Monasterio de Oseira. Aunque su fachada es barroca, el resto de la fábrica es románica.

Cerrar

Con una posición privilegiada en las faldas del monte Santa Ladaíña, con vistas sobre el Miño, esta iglesia parroquial es románica en origen (s. XIII), aunque ampliamente modificada después. Destacan los canecillos en el muro sur, con motivos geométricos, vegetales y figurativos.

Cerrar
arco de san miguel

Un hermoso arco románico en su día parte de una iglesia y hoy «camuflado» en la Avenida de Zamora.

Cerrar

La fachada contemporánea de esta iglesia parroquial contrasta con la sacristía moderna, donde vemos algunos canecillos que, aunque reutilizados, son propios de su origen románico: motivos geométricos y cabezas monstruosas. Se aprecian marcas de cantero en algunos sillares.

Cerrar

Iglesia que combina varios estilos, aunque en su interior conserva elementos puramente románicos, como el arco triunfal y los capiteles en los que se apoya, con decoración vegetal. Ambos son del siglo XIII.

Cerrar

Aunque muy transformada, esta iglesia conserva elementos románicos que la sitúan a comienzos del XIII. Destaca la fachada sur, con puerta con arco de medio punto y mochetas a diferente altura, una representando una figura humana con túnica. La cornisa está sostenida con canecillos de decoración simple.

Cerrar

Esta iglesia del s. XIII, en el núcleo de Gustei, destaca por conservar prácticamente intacta su espadaña original. Su portada principal mantiene el espíritu románico, con arcos de medio punto y arquivoltas con decoración vegetal y figurada. El tímpano, aunque rehecho, conserva una inscripción original.